El Ministerio de Hombres.

Es la búsqueda activa de hombres para conectarlos con Dios, Su Palabra, y otros hombres, con el propósito de ganar, desarrollar, y entrenar en Cristo al hombre de Dios.

  • NUTRICION 

  • Un hombre de Dios se auto-alimenta. Estudiar y aplicar consistentemente la Palabra de Dios independientemente de la iglesia o del pequeño grupo es esencial. Para hacer esto, se le debe enseñar a un hombre cómo estudiar la Biblia. Sugerimos crear un esquema de trabajo que incluya una reunión semanal con el pastor o líder del pequeño grupo, para enseñarle técnicas de interpretación de la Biblia (1ra de Pedro 2:1-3; Salmos 1:1-3).

ENTRENAMIENTO

– El hombre de Dios recibe instrucción bíblica regular/semanal (1ra de Tesalonicenses 2:13). Esto se puede lograr a través de un pequeño grupo de estudio bíblico semanal, o en un estudio en un grupo grande con discusiones en pequeños grupos.

  • PRACTICA

  • – El hombre de Dios aprende a cómo aplicar la Palabra de Dios en todas las áreas de la vida. Es esencial dejar lugar para el monitoreo de responsabilidades dentro del ministerio de hombres para la consistencia y obediencia de la Palabra de Dios (Santiago 1:22-25; Ezequiel 33:30-32).

 Un Desafío

  • Póngase en contacto en la iglesia local con un ministerio de hombres. Comience con un estudio bíblico interactivo para hombres donde los hombres puedan crecer y animarse entre sí.

  • Busque ayuda. Existen muchos recursos para ayudarle a tener éxito en un ministerio de hombres.  Son muy accesibles y ofrecen consejo práctico y efectivo, conferencias, recursos, y entrenamiento.